Esta entrada no tiene nada que ver con la “ídilica” vida camper, ni con viajes maravillosos.
Más bien va de viajes femeninos dolorosos, y como soy la dueña y señora de este blog, me voy a aventurar a escribir lo que me apetezca.

leer más